Porque la Acción Válida? Tal como lo prueban hasta nuestros más remotos testimonios históricos, siempre parece haber habido un interés vital por distinguir acierto y error, bien y mal, pensamiento y conducta, correctos e incorrectos. En pocas palabras, toda cultura ha puesto mucho cuidado en definir para sus miembros lo que consideraba el código moral correcto.

Los códigos morales no son un tema reservado a los filósofos, son algo vital para nuestra existencia; nuestro punto de vista sobre el bien y el mal no sólo afecta directamente nuestra situación actual, sino también la dirección de nuestra vida.

Para los que estamos interesados en el crecimiento interno, es muy importante tener un conjunto de valores: Para nosotros, esas pautas son Los Principios de Acción Válida

He aquí los llamados «Principios» que pueden ayudar en la búsqueda de la unidad interior.”

Acciones válidas

Dar

Los Principios nos ayudan a elegir la actitud y la acción más adecuada ante las distintas situaciones que la vida nos ofrece, a fin de ir mejorando personalmente, mejorando nuestras relaciones cotidianas, y construyendo un mundo acorde con nuestras aspiraciones más sentidas.

1.      Ir contra la evolución de las cosas es ir contra uno mismo.

2.     Cuando fuerzas algo hacia un fin produces lo contrario.

3.     No te opongas a una gran fuerza. Retrocede hasta que aquella se debilite, entonces avanza con resolución.

4.     Las cosas están bien cuando marchan en conjunto, no aisladamente.

5.    Si para ti están bien el día y la noche, el verano y el invierno, has superado las contradicciones.

6.    Si persigues el placer te encadenas al sufrimiento. Pero, en tanto no perjudiques tu salud,  goza sin inhibición cuando la oportunidad se     presente.

7.     Si persigues un fin, te encadenas. Si todo lo que haces lo realizas como si  fuera un fin en  sí mismo, te liberas.

8.      Harás desaparecer tus conflictos cuando los entiendas en su última raíz, no cuando quieras resolverlos.

9.      Cuando perjudicas a los demás quedas encadenado. Pero si no perjudicas a otros puedes hacer cuanto quieras con libertad.

10.    Cuando tratas a los demás como quieres que te traten, te liberas.

11.    No importa en qué bando te hayan puesto los acontecimientos, lo que importa es que comprendas que tú no has elegido ningún bando.

12.    Los actos contradictorios o unitivos se acumulan en ti. Si repites tus actos de unidad interna ya nada podrá detenerte.

Porque la Acción Válida?

Serás como una fuerza de la Naturaleza cuando a su paso no encuentra resistencia. Aprende a distinguir aquello que es dificultad, problema, inconveniente, de esto que es contradicción. Si aquellos te mueven o te incitan, ésta te inmoviliza en círculo cerrado. Cuando encuentres una gran fuerza, alegría y bondad en tu corazón, o cuando te sientas libre y sin contradicciones, inmediatamente agradece en tu interior. Cuando te suceda lo contrario pide con fe y aquel agradecimiento que acumulaste volverá convertido y ampliado en beneficio.

 

Capítulo XIII, Los Principios, del libro La Mirada Interna de Silo