En algún momento del día o de la noche, aspira una bocanada de aire e imagina que llevas ese aire a tu corazón… Entonces, pide con fuerza por ti y por tus seres más queridos.
Pide con fuerza para alejarte de todo aquello que te trae contradicción; pide porque tu vida tenga unidad.

No destines mucho tiempo a esta breve oración, a este breve pedido, porque bastará con que interrumpas un instante lo que va sucediendo en tu vida para que en el contacto con tu interior se despejen tus sentimientos y tus ideas.

Alejar la contradicción es lo mismo que superar el odio, el resentimiento, el deseo de venganza. Alejar la contradicción es cultivar el deseo de reconciliación con otros y con uno mismo. Alejar la contradicción es perdonar y reparar dos veces cada mal que se haya infligido a otros.

Esta es la actitud que corresponde cultivar.
A medida que el tiempo pase comprenderás que lo más importante es lograr una vida de unidad interna que fructificará cuando lo que pienses, sientas y hagas vaya en la misma dirección.

La vida crece por su unidad interna y se desintegra por la contradicción.

Y ocurre que lo que haces no queda solo en ti sino que llega a los demás. Por tanto, cuando ayudas a otros a superar el dolor y el sufrimiento haces crecer tu vida y aportas al mundo. Inversamente, cuando aumentas el sufrimiento de otros, desintegras tu vida y envenenas al mundo. ¿Y a quién debes ayudar? Primeramente, a quienes están más próximos, pero tu acción no se detendrá en ellos.

Aquí no termina el aprendizaje sino que empieza.

Aquí se dice que hay que pedir, pero ¿a quién se pide? Según lo que creas será a tu dios interno, o a tu guía o a una imagen inspiradora y reconfortante.

Con esta breve meditación comenzarás a estar mas contigo, y comenzaras a tener tus experiencias internas, si quieres puedes ponerte en contacto con gente del Mensaje de Silo para compartir experiencias.

 

 

 

 

El Pedido. Silo. Parque de estudio y Reflexión La Reja. Buenos Aires, 07/05/2005.