«Harás desaparecer tus conflictos cuando los entiendas en su última raíz, no cuando quieras resolverlos.»

Invita a evitar la improvisación movida por impulsos irracionales. No dice que no haya que hacer algo, dado un problema, sino que simultáneamente al hacer, debe comprenderse. Casi todas las personas, frente a un conflicto y movidas por su ansiedad, se lanzan a solucionarlo sin comprenderlo en su raíz. De esa manera, se complica aún más el problema y éste motiva a otro, en una cadena inagotable

 

Capítulo XIII, Los Principios, del libro La Mirada Interna de Silo